El tratamiento del Contrabando en el libro

Foto manuel 2
Manuel Moreta
Enc. Centro de Documentación y Biblioteca de la DGA
El tratamiento del Contrabando en el libro “De los delitos y de las penas”, de César Bonesana  (Marqués de Beccaria)

César Bonesana, también conocido como marqués de Beccaria, fue un jurista, filósofo y economista italiano, nacido en Milán, el 15 de marzo de 1735.

Con apenas 26 años, Bonesana escribe su inmortal obra: “De los delitos y las penas”    (Dei delitti e delle pene), libro que tuvo detractores y encandilados a buena parte de la sociedad europea de la época. Apenas aparecido, adquirió amplia resonancia y dio a su autor enorme popularidad en el mundo civilizado.

Uno de los delitos tratados por Bonesana en su célebre obra, es el del Contrabando, quizás uno de los primeros escritos conocido sobre el tema, el cual transcribimos por considerarlo de  interés en el ámbito aduanero.

  

CONTRABANDOS

El contrabando es un verdadero delito que ofende al Soberano y a la nación; pero su pena no debe ser infamativa, porque cometido no produce infamia en la opinión pública. Cualquiera que decreta penas infamativas contra delitos que no son reputados tales de los hombres, disminuye el dictamen de infamia para los que verdaderamente lo son. Cualquier (por ejemplo) que viese determinada la misma pena de muerte contra el que mata un faisán, y contra el que asesina un hombre, o falsifica un escrito importante, no hará diferencia entre estos delitos, destruyéndose así las máximas morales, obra de muchos siglos y de mucha sangre, lentísimas y difíciles de insinuarse en los ánimos de los hombres, para cuya producción se creyeron necesarios la ayuda de los más sublimes motivos y tanto aparato de graves formalidades. Este delito nace de la ley misma, porque creciendo la gabela crece siempre la utilidad y con esta la tentación de hacer el contrabando; y la facilidad de cometerlo con la circunferencia, que es necesario custodiar, y con la disminución del tamaño de la mercadería misma. La pena de perder el género prohibido y la hacienda que la acompaña es justísima; pero será tanto más eficaz cuanto más corta fuere la gabela; porque los hombres no se arriesgan sino a proporción de la utilidad que el éxito feliz de la empresa les puede producir. Pero ¿por qué este delito no ocasiona infamia a su autor, siendo un hurto hecho al Príncipe, y por consecuencia a la nación misma? Respondo que las ofensas que los hombres creen no les pueden ser hechas, no los interesan tanto, que baste a producir la indignación pública contra quien las comete. Como las consecuencias remotas hacen cortísimas impresiones sobre los hombres, no ven el daño que puede acaecerles por ellas; antes bien gozan, si es posible, de sus utilidades presentes. Tal es el contrabando. No ven ellos, pues, más que el daño hecho al Príncipe, y así no se interesan en privar de sus sufragios a quien lo comete, como lo son a quien hace un hurto privado a quien falsifica un escrito, y otros males que pueden sucederles. Principio evidente, de que todo ente sensible no se mueve sino por los males que conoce. ¿Pero se deberá dejar sin castigo este delito en aquel que no tiene hacienda que perder? No por cierto. Hay contrabandos que interesan de tal manera la naturaleza del tributo, parte tan esencial y tan difícil en una buena legislación, que su comisión  merece una pena considerable, hasta la prisión, hasta la servidumbre; pero prisión y servidumbre conforme a la naturaleza del mismo delito. Por ejemplo, la prisión por hacer contrabando de tabaco no debe ser común con la del asesino o el ladrón; y las ocupaciones del primero, limitadas al trabajo y servicio de la regalía misma que ha querido defraudar, serán las más conformes a la naturaleza de las penas.

César Bonesana.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s