El arte en la DGA: Un desafío a los sentidos

Fotos por César Muñoz 124

La temática artística alcanza gran relevancia en el esquema de la Dirección General de Aduanas (DGA). En él imperan los contrastes, desde el radicalismo de unas motocicletas que reflejan la perfección de una cinemática escapista y libertaria, hasta la sublime obra de Colson o de Celeste Woss y Gil.

Un pasillo de la sede la DGA es un variado colage de expresiones del buen arte, donde no pueden faltar los mundos inteligibles de la escultura mecanicista de Soucy Pellerano,  a los murales impresionistas de Silvano Lora.

Fotos por César Muñoz 109

Ya querrían las galerías más completas reunir el patrimonio de las bellas artes que hoy exhibe la DGA, a pesar de que su “leitmotiv” no son las colecciones de obras para el deleite del espíritu, sino las recaudaciones para el Gobierno dominicano cumplir con sus compromisos ciudadanos.

Desde el primero al cuarto nivel, en los pasillos de la DGA abundan las creaciones más variadas de la plástica, para sublimar el espíritu.

Fotos por César Muñoz 125

Altivo y cuestionador mira un profesor Juan Bosch, siempre encanecido, seño fruncido y perplejo, del pincel de Miguel Núñez.

Colson se despoja de sus ropas para presentarse translúcido con sus desnudos inocentes despojados de morbo.

Doña Eridania Mir otea distraída desde su silla roja, el futuro de un país que camina por  el mismo trayecto del sol, para gloria de su hermano, tan centenario y actual como siempre.

Fotos por César Muñoz 122

Silvano Lora, libre, transparente y vertical saca sus palomas redentoras de su urna de cristal en el mural expuesto al frente de la escalera en el segundo corredor.

La propia entrada al edificio que aloja a su sede principal  es un desafío a los sentidos: Tres motocicletas de radical diseño,  esperan para un paseo de cara al viento.

Toda la imaginación de los maestros de la mecánica se refleja en estas piezas dignas de colección.

Fotos por César Muñoz 119

En fin, en cada cuadro o pieza de escultura se puede disfrutar de la grandeza de la creación artística, con sólo caminar por uno de los pasillos de la DGA, perfectamente iluminados.

A lo mejor, al final de uno de éstos te puedas encontrar con el propio Duarte, mirada mortecina, contemplativa y generosa.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s