CARLITA

carlita-600x338-portada

Adolescente y parida, Carlita dejó la escuela. Luego tuvo 4 hijos más. No tiene marido ni empleo. Vive en Los Montones, San Cristóbal. Sus tres hijos mayores van a la escuela. La Revolución Educativa los salvará de correr la misma suerte de su madre.

Carlita y su familia son beneficiados de la revolución educativa que vive la República Dominicana. No sólo la que viven estudiantes, escuelas y maestros, sino también de aquella que viven familias y negocios del país.

Como Carlita hay muchas madres dominicanas atrapadas en la pobreza desde el embarazo adolescente y con hijos en la escuela. Liberarlas de tal desgracia es una oportunidad que se merecen, a la que tienen derecho.

La decisión de Danilo Medina de invertir cada año el 4% del PIB en la Educación es un triunfo enorme para la sociedad dominicana que luchó por ello. Está feliz porque tuvo razón y ha iniciado una verdadera revolución educativa.

Niños de escuelas públicas se regocijan al recibir el pan de la enseñanza y de la alimentación.

Pero hay otra Revolución que está teniendo lugar en la vida de familias y negocios provocada por la Revolución Educativa. Dos revoluciones al mismo tiempo. Una que lleva a la otra.

Dicho de otra forma y mejor explicado, se lee así: las miles de aulas, cocinas y comedores construidos y en construcción, la Tanda Extendida, los mejores ingresos y capacitación de los maestros, tienen un impacto revolucionario en la educación, en las aulas, en las escuelas, pero en los hogares, en los negocios, en las comunidades, en los pueblos, se está produciendo otra Revolución. Esa otra Revolución está teniendo un gran impacto en la gente; mientras más pobre, mayor el impacto.

Darle a un estudiante desayuno y comida, sin merienda, de lunes a viernes, podría costarle a una familia bien pobre 3,000 pesos mensuales. A dos, 5,800 pesos y a tres, 8,750 pesos.

Para comprender esa Revolución en la Gente, basta averiguar cómo y quiénes construyen las aulas, cocinas y comedores, cómo compran y quiénes venden los alimentos que se sirven en las escuelas, cómo y quiénes fabrican los uniformes, botas y mochilas escolares y finalmente quiénes se benefician y a dónde va a parar esa gigantesca transferencia de miles de millones de pesos.

Sorteo gana el ingeniero, trabaja el albañil, pintor y varillero, vende el ferretero y la doña servicios de comida, fabrica el textilero, el herrero y el ebanista, vende el del gas y también el dueño de almacén, gana el colmadero y el carnicero, vende el agricultor y el ganadero, los padres desapuntan los hijos de la escuela privada y los inscriben en la escuela pública porque ahora, en el gobierno de Danilo, hay desayuno, comida y merienda y sólo tienen que ocuparse de la cena.

Yo solamente tengo que cocinar para mí y mi esposo. Para mis hijos ya no tengo que cocinar», confirma Clavel Matos, vecina de Carlita y madre de dos hijos.

«Por ejemplo, yo solamente tengo que cocinar para mí y mi esposo. Para mis hijos ya no tengo que cocinar», confirma Clavel Matos, vecina de Carlita y madre de dos hijos.

«Yo quisiera que no me la quiten nunca, nunca, esa Tanda Extendida. Para mi eso ha sido una ayuda…», dice Carlita.

Los padres dominicanos ya no tienen que preocuparse por el desayuno, comida y merienda de sus hijos. Gracias a Tanda Extendida, recibirán alimentación en centros educativos adecuados de la República Dominicana.

Darle a un muchacho desayuno, comida, sin merienda, de lunes a viernes, podría costarle a una familia bien pobre 3,000 pesos mensuales. A dos, 5,800 pesos y a tres, 8,750 pesos.

«Yo quisiera que no me la quiten nunca, nunca, esa Tanda Extendida. Para mi eso ha sido una ayuda…», dice Carlita.

Aunque se lo “jalla muy chin», porque calcula que es mucho más lo que habría que gastar en sus 3 hijos que están en la escuela, la verdad es que Carlita ya no tiene ni tendrá la preocupación de salir a buscar un dinero que no va a conseguir porque no tiene empleo ni marido que la ayude.

De eso se ocupa el Gobierno. Ahora podrá ella trabajar y terminar sus estudios.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s